Problemas con la alimentación del perro

Problemas con la alimentación del perro

Problemas con la alimentación del perro

La alimentación de Bossy se convierte en un problema

Ahora que ya habéis leído nuestra historia en “El dia que llegaste a mi vida“, quiero contaros como realmente me decidí a escribir este blog.

El motivo principal, además de que os divirtais leyendo, es poder enseñaros una “prueba real” de que una dieta natural basada en comida casera, como es es la dieta BARF para perros, FUNCIONA.

La alimentación del perro

Empecemos por el principio…

Como bien sabeis, me encontré a mi Bossy abandonado en la calle. Imagino que una de las primeras cosas de las que nos preocupamos cuando una mascota llega a casa es, entre todas, la ALIMENTACIÓN DEL PERRO; además de su cama, su collar, sus juguetes, etc. En definitiva: su bienestar general.

A día de hoy, aún me culpo por no haber acudido directamente al veterinario para que le hiciese un chequeo completo y me aconsejara sobre cual sería el tipo de pienso que le vendría mejor; pero imagino que mi subconsciente estaba “tranquilo” en cierto modo, por que Bossy estuvo en la protectora durante varios días. De igual modo, debería haberlo llevado.

Os resumiré un poco para no entrar en detalles de todos los nombres de piensos, pero os aseguró que llegamos a probar hasta con unos 8 tipos de piensos diferentes, de distintas marcas y sabores. Si, si… habéis leído bien.

Todo pienso que Bossy comía, le sentaba mal. Y con le “sentaba mal“, me refiero a diarrea. Mucha diarrea. Imaginaros sacar a pasear a un labrador de unos 30 kilos con este problema.

Lo llevé al veterinario en varias ocasiones, y, además de varios pinchazos para cortar el “problema” me sugirió cambiar de pienso: los pinchazos fueron soluciones pasajeras y el pienso seguía sin sentarle bien.

Estaba desesperada. Por mi culpa podría estar causándole algún problema interno y no sabía que hacer.

Volví a mi veterinario de siempre (es difícil volver al sitio donde le tuviste que decir adiós a tu mejor amigo durante 16 años…) para tener otra opinión, y entre otras, me dijo que podía ser algún tipo de alergia alimentaria pero que probaríamos primero con un pienso especial para problemas de estómago.

Me aconsejó un tipo de pienso especifico para ese tipo de “problemas”. Lo probamos hasta que se terminó el saco (unos 10 kilos sino recuerdo mal), pero nada. Solo habíamos notado una leve mejoría, pero no definitiva.

(Aún suspiro con agobio al recordarlo)

Así que me puse a leer, y leer, y leer… Y me dije, ¿por que no?

Una dieta natural basada en comida casera

La dieta BARF: una dieta casera, con alimentos naturales sin cocinar. Basada en huesos carnosos crudos y carne cruda, suplementado todo por frutas y verduras.

Esto no puede ser malo para mi Bossy: ¡Es lo que yo como!

Antes de nada, le pregunté a mi veterinario que le parecía, que creía él. Si quizás sería conveniente hacer las pruebas de alergias de alimentos primero.

Su respuesta fue clara y precisa:

Pruébala. No perdemos nada. Es lo que nosotros comemos. Probablemente tardemos más en saber a qué componente de los que lleva el pienso es alérgico Bossy, que a que probemos con la dieta BARF.

 

Y probamos… ¿El resultado?

BOSSY POR FIN DEJÓ DE TENER “PROBLEMAS”

Si quieres continuar leyendo la historia: “Cambio de pienso para perros a una dieta natural

No Comments

Post A Comment

Share This