Bella llega a casa

Adopta un perro

Bella llega a casa

Siempre lo diré: ADOPTA UN PERRO antes de favorecer ese sucio negocio

Mi madre se ha vuelto loca, definitivamente. O quizás mi hermana y yo… no estoy segura. La cuestión es que hemos adoptado a “Bella“, una preciosa podenca de color blanco de tan solo tres meses. Una conocida me preguntó si sabía de alguien que quisiera adoptar a esta monada, e inevitablemente me acordé de mi madre.

Llevaba tiempo deprimida, y cuando salió la oportunidad solo tuve que sugerírselo a mi hermana.

El plan consistió en ponerle a Bella un lacito de color azul (el color preferido de mi madre), meterla en la habitación de mi madre, esperar y ver que pasaba… Obviamente fue amor a primera vista.

Nadie pudo resistirse a esa carita, a esas almohadillas y pancita rosa… ¡Qué guapa eres pequeña!

Bella llega a casa

Lo más bonito de esta historia es saber que mi madre sonríe de nuevo. Tiene un “pequeño motivo” para salir de su habitación, para salir a la calle, para levantarse por la mañana, alguien más por quién preocuparse.

La casa está feliz de nuevo. Solo hay risas, juegos y pequeños ladridos. Somos las locas del bloque, pero no nos importa. Saber que en casa te esperan 12 patas… ¡NO TIENE PRECIO!

Bella llega a casa

Por eso siempre lo diré a todo el mundo: Ellos hacen de tu vida algo distinto, saber que te esperan al llegar a casa y que te reciban como si hubieses estado fuera tres meses… Adopta un perro, dale una casa, una familia, dale tu cariño. Será la unión más bonita y sincera que jamás podrás tener.

No Comments

Post A Comment

Share This